Cuando empecé mi negocio tenía muchísima intuición y éste empezó a crecer en gran medida.  Luego, con los años, empecé a basar mis decisiones en la crítica y la sugerencia de otras personas, y perdí contacto con la voz interior de la intuición. Yo trabajo mucho y tengo enormes cantidades de estrés. Cuando inicié la Optimización, empecé a ver que podía dormir mucho mejor, sin tener que levantarme por la noche sudando por la ansiedad. Me siento más claro, y lo más importante, he recuperado ese sentido profundo en la confianza de volver a conectar con mi intuición innata. Es un gran regalo para mí, estoy muy agradecido por esto.

J. V., Director Omnilife